38.35

Kilómetros


Salida: El Matorral
Cota máx.: 150 m. | mín.: 1 m.
Desnivel ↑: 370 m. | Desnivel ↓: 373 m.
Ratio Subida: 4,79% | Ratio Bajada: 4,53%

Ruta de unos 38 kilómetros en la zona de El Matorral, Caleta de Fustes, Las Salinas del Carmen y Miraflor, con una primera parte con predominio de pistas llanas y rápidas y una segunda parte más irregular. Comenzamos en El Matorral, en una explanada frente al CEIP Poeta Domingo Velázquez. Callejeamos hasta salir a una pista junto a la carretera FV2 para rodar en dirección norte. Cruzamos  el Barranco de Valle Corto y seguimos pegados a la carretera hasta Casas de la Mareta.

La pista sigue junto a la carretera y nos conduce al Barranco de Río Cabras, donde podremos cruzar  al otro lado del vial a través de un túnel. La pista sigue junto al barranco en dirección a la costa, donde seguiremos siempre el camino más próximo a ésta. Este tramo es prácticamente llano y si nos acompaña viento del norte lo superaremos con rapidez. La pista, al bordear la costa, no es totalmente recta, si no que va describiendo curvas escapando de la monotonía que supone hacer kilómetros sin más preocupación que dar pedales.

Volvemos a cruzar el Barranco de Valle Corto y pasamos junto a la Playa del Matorral y la Playa de las Caletillas, hasta llegar a la zona alta de Nuevo Horizonte.  Avanzamos por un margen de tierra paralelo a la Calle Artesano Paquito Batista y al llegar al otro extremo de Nuevo Horizonte comenzamos una bajada por un estrecho camino que acaba en Caleta de Fustes, concretamente en la Avenida José Franchy Roca.

Al final de la avenida giramos a la derecha por la Calle Uno Avenida hasta la Calle Verol y luego bajamos hasta la Playa del Castillo por la Calle Aulaga. Entramos en la misma playa a la altura de una Surf School siguiendo un camino de arena hacia la derecha, el cual nos conduce a un carril bici que atraviesa las Casas de la Guirra y Las Marismas.

Al finalizar el carril bici cruzamos el Barranco del Valle de Miraflor y seguimos por una pista junto a la costa hasta Las Salinas del Carmen, donde se encuentra el Museo de la Sal. Aquí concluye la primera parte de la ruta, predominantemente llana, donde en 18 kilómetros tan solo habremos sumado unos 140 metros de altitud, con una pendiente media del 1,3%. A partir de ahora el terreno se vuelve más irregular alternando bajadas y subidas que nos exigirán todo nuestro esfuerzo. Comenzamos a ascender desde Las Salinas estando prácticamente al nivel del mar para recorrer 4 kilómetros bastante duros, no tanto por el desnivel sino más bien por la suma de éste y el mal estado de la pista. En esos 4 kilómetros ascenderemos unos 100 metros, con una pendiente media del 2,7% y máxima del 8,4%.

Le sigue un descenso de 1,5 kilómetros hasta el Barranco del Valle de Miraflor y tras cruzarlo afrontamos una nueva subida hasta la Degollada de Montaña Blanca, superando un desnivel medio de 4,9% con paredes de casi el 10% a lo largo de 1,5 kilómetros. Sigue la montaña rusa ahora con otro descenso de algo más de 1 kilómetro, optando por la pista que nos queda a la izquierda, ya que la que sigue de frente está bastante deteriorada.

Justo antes de llegar nuevamente al Barranco del Valle de Miraflor entramos por una pista a mano derecha, que a medida que vamos avanzando se vuelve más estrecha y ascendente, llevándonos al punto más alto de la ruta a 144 metros sobre el nivel del mar justo en el paso de la Degollada de Miraflor. Los 2 kilómetros de subida se harán duros, sobre todo en la parte final, donde encontraremos un terreno complicado y un tramo dentro del barranco. El resto de la ruta discurre por un terreno predominantemente descendente.

Tras la Degollada de Miraflor comenzamos a bajar en dirección a la carretera de Triquivijate, bordeando un vallado hasta llegar a un punto donde éste nos permite el paso. Desde aquí a la carretera no hay un camino muy definido pero se puede pasar sin inconvenientes y la carretera está tan próxima que no nos desviaremos de la ruta.

Seguimos por la carretera a mano derecha y en unos cientos de metros la abandonamos tomando un camino también a mano derecha en dirección a una antena de telecomunicaciones. Este terreno tampoco está muy bien delimitado y la abundante arena nos frenará bastante, pero es un tramo corto y rápidamente nos encontraremos con otra pista en mejor estado. Esta pista nos lleva de nuevo a la carretera, la cruzamos y seguimos recto hacia El Matorral, encontrando a nuestro paso el Barranco Vista del Castillo, que pasaremos sin problemas y tras éste, el Barranco de la Muley.

Cruzamos una vieja carretera y seguimos recto por una pista que sigue el cableado eléctrico llegando a un nuevo barranco, el de Jenejey. Lo cruzamos y tomamos un camino a la derecha paralelo al barranco, y sin llegar a tocar la carretera de acceso a las Naves Industriales del Matorral, giramos a la izquierda tomando un estrecho camino que nos lleva directamente a la explanada donde iniciamos la ruta.