Probamos la nueva Action Cam de Dji

Después de tener casi un mes la GoPro Hero7 Black y de experimentar bastantes problemas con ella para conectar con la app vía wifi, me dicidí a devolver la GoPro y probar suerte con la nueva cámara de acción del gigante del mundo de los drones Dji. Es su primera cámara de acción y seguramente muchos pensarán que estará lejos de ser un dispositivo pulido y a la altura de competir con GoPro, pero Dji ha llegado con fuerza al mundo de las cámaras de acción y se presenta como una alternativa real.

Ayer me entregaron la Dji Osmo Action, la primera cámara de acción de Dji. Algunos meses después de presentar al mundo la Osmo Pocket, aún quedada una sorpresa más por llegar en forma, esta vez, de una auténtica action cam. La Osmo Pocket supuso la primera cámara portátil de pequeñas dimensiones dotada de estabilizador mecánico de 3 ejes, pero su diseño no es el más adecuado para realizar tomas de vídeo con riesgo de sufrir caídas, golpes o inclemencias meteorológicas.

Dji vio como GoPro intentó penetrar en “su reino” de los drones, fallido para su suerte, y ahora es su turno para entrar en el “reino” de GoPro y competir de tú a tú. Es el primer asalto y es difícil proclamar un vencedor, pero en cualquier caso, la batalla está servida y GoPro tendrá que ponerse las pilas para no dejarse comer el terreno ganado. En esta lucha vamos a salir ganando los usuarios finales.

Es un post de primeras impresiones, por lo que no seguiré la comparativa con la Hero7, simplemente decir que la Osmo Action es una alternativa muy seria, capacitada para dejar satisfecho al más exigente. Prestaciones no le falta, graba vídeo hasta 4K y 60fps, 1080P y 240fps (sin rocksteady), Video HDR a 1080P y 30fps, Slow Motion a 1080P y 8X. Dispone de un modo de color llamado D-Cinelike, que viene a ser el homólogo del Protune de GoPro, dando un resultado más plano con el fin de tener un mayor margen a la hora de editar los valores en nuestro editor de vídeo, o aplicar efectos y filtros predeterminados.

La interfaz de usuario es bastante atractiva, sencilla e intuitiva, por lo que no tendremos problemas a la hora de interactuar con ella, a pesar de no disponer por el momento del idioma español. Ofrece la posibilidad de guardar 5 perfiles con diferentes configuraciones para cambiar de un modo rápido entre nuestras combinaciones preferidas. Acceso rápido al ajuste del brillo de las pantallas, al bloqueo del panel táctil, a los ajustes generales, al bloqueo del giro automático de la visualización en pantalla, al Spot Metering, al control por voz y al ajuste de la pantalla frontal.

Si deslizamos desde el lado izquierdo accedemos al contenido guardado en la tarjeta SD, desde abajo a la configuración de resolución y velocidad de fotogramas, y desde el lado derecho a otros ajustes, como el balance de blancos, la exposición, el perfil de color, el Dewarp (eliminación del efecto ojo de pez) o el formato (MOV o MP4). La pantalla trasera muestra la información más relevante, como el tiempo de grabación restante en la tarjeta SD con la configuración seleccionada, indicador de Rocksteady activado, nivel de batería, control de voz activado, modo de función (pulsando sobre el icono podremos cambiar entre ellos), resolución y velocidad de fotogramas seleccionados e indicador de D-Cinelike activado.

Podremos cambiar a la pantalla frontal de tres modos, con doble toque con dos dedos sobre la pantalla trasera, pulsando unos dos segundos el botón “QS” o con el comando de voz “Screen Switch”. Esta pantalla frontal es la gran novedad de la Osmo Action, por ser un elemento hasta ahora ausente en cualquier otra cámara de acción del mercado. Será de gran utilidad para los amantes de los selfies, ya sea en modo vídeo o foto, ya que nos estaremos viendo en todo momento en esta pantalla. Muestra además información relevante, como el tiempo de grabación en la tarjeta SD, el nivel de batería restante, el modo que tenemos seleccionado y la resolución de vídeo/frames por segundo.

Es en este momento cuando debo mencionar, hasta el momento, el único fallo de funcionamiento que he experimentado en este dispositivo. En no pocas ocasiones, al cambiar de la pantalla trasera a la delantera, ésta última se quedaba oscura, sin mostrar lo que estaba enfocando. No sucede todas las veces sino de forma irregular. Es posible que sea debido a las altas temperaturas que llega a alcanzar en su interior, pero aún es pronto para saber si es este el motivo y si seguirá presentando este fallo en los usos posteriores.

Primer vídeo con la dji Osmo Action para ir probando modos, pinta bien la cámara pero la pantalla frontal me ha fallado en varias ocasiones quedándose oscura. Habrá que estar pendiente de este fallo y en caso de persisitir, tramitar la garantía.

La mayor parte del vídeo está grabado en 1080P, a 60fps, con D-Cinelike activado y el estabilizador Rocksteady. También he probado la misma configuración pero con perfil de color normal y por último, el modo Vídeo HDR en 1080P y 30fps (no admite más velocidad ni tampoco Rocksteady)

Si queremos editar rápido, recomendable 1080P a 60FPS con modo de color normal, rocksteady activado si estamos en movimiento. Para vídeo estático el modo vídeo HDR. D-Cinelike si queremos retocar los colores en el editor de vídeo o aplicar algún efecto predeterminado.

El diseño de la cámara es francamente bueno, para mi gusto superior a la GoPro Hero7. Los materiales son de calidad y se aprecia robusta a la vez que compacta y ligera. En la parte frontal encontramos 4 elementos, el objetivo protegido por una cubierta circular roscada muy fácil de desmontar y extraer, la cual podremos sustituir por filtros de densidad neutra, filtros polarizados, etc., una rendija para la refrigeración del dispositivo, la novedosa pantalla frontal y un LED.

Detrás disponemos de una pantalla táctil más grande que la ofrecida por la Hero7. La respuesta táctil es correcta así como la visualización en diferentes condiciones de luz. En un lateral tenemos el altavoz y uno de los botones que fijan la batería. En el lado opuesto encontramos el botón “QS” o Quick Switch (para cambiar entre modos con pulsación corta y activar la pantalla frontal con pulsación larga) y el acceso al puerto USB-C y a la ubicación de la tarjeta SD. En el lado superior tenemos un micrófono, un LED, el botón ON/OFF (con el que también podremos apagar la pantalla mientras sigue grabando) y el botón REC. En el parte de abajo tenemos el habitáculo de la batería y un segundo botón para mantenerla fijada en su sitio.

En estos primeros usos para ir familiarizándome como las cámara, lo que puedo afirmar es que puede competir perfectamente con la GoPro Hero7. La calidad de las imágenes captadas son espectaculares y el funcionamiento del estabilizador llamado Rocksteady es sorprendente, incluso superior al Hypersmooth de GoPro. Otros detalles destacables son el protector del objetivo roscado, la batería extraíble con la tapa estanca incluida y por supuesto, la pantalla frontal. Iremos viendo en los próximos días que puede dar de sí el primer intento de Dji de desbancar a GoPro dentro del mundo de las cámaras de acción.